viernes, 31 de diciembre de 2010

LEON DE LA TRIBU DE JUDA.

REFLEXIONES DE SIMONPETRUS

¡AÑO NUEVO VIDA NUEVA!


Ya son pocas las horas que le quedan al año viejo, tiempo para empezar con las reflexiones de los sueños cumplidos y algunos no tanto, frustraciones y desengaños; de los familiares y amigos que se despidieron, y que quizás no sabían lo importantes que eran para nuestras vidas…cuanto los amábamos, si…ya paso ese tiempo, de nada valen los lamentos, eso ya es historia. Es el tiempo de corregir nuestro rumbo, buscar nuevos horizontes, mirar para otro lado y no seguir tropezando con los mismos errores.

Es el momento justo para cambiar, y quitarnos el lastre del odio, rencor, la envidia y los miedos ocultos, cortar todas las raíces de amargura que atan al pasado…en el año  nuevo que ya tiene dolores de parto. Al respecto la biblia nos dice:

”Olviden las cosas de antaño: ya no vivan en el pasado. ¡Voy a hacer algo nuevo! Ya está sucediendo, ¿no se dan cuenta? Estoy abriendo un camino en el desierto, y en ríos desolados.” (Is.43:18-19)

Pero… la mayor reflexión debería ser para buscar un cambió radical, real, en la forma de pensar, actuar y vivir, "mirando primero la paja en nuestro propio ojo, después en el ajeno" generalmente deseamos que la "otra" gente cambié, pero...nadie lo hará, porque esté cambió deberá empezar por nosotros mismos.

Cómo dice el vídeo que les envió, tenemos que empezar arreglando nuestro jardín personal.

Que el año 2011 sea abundante en bendiciones.

Mañana al salir el sol sentiremos la suave brisa del perdón y renovación espiritual, así tendremos un regalo de año nuevo, una sonrisa, un abrazo, para las personas que de algún modo nos han herido. Y así iniciaremos unos años nuevos renovados plenamente en la paz y el amor de Dios.


¡FELIZ AÑO!

Bogotá, Colombia. Diciembre 31 del 2010

Las citas bíblicas son tomadas de la Biblia NVI



jueves, 23 de diciembre de 2010

REFLEXIONES DE SIMONPETRUS

"Busquen al Señor mientras se deje encontrar, llámenlo mientras esté cercano." (Is. 55:6)


Navidad tiempo para la reflexión y sanidad, es el momento justo para entregar todas las cargas emocionales, penas, dudas, fracasos u soledad al Señor Jesús; si aún no le has dado tú corazón, está es la oportunidad de hacerlo y terminar con el tormentoso pasado lleno de quebrantos y sin sabores. Además, de nacer de nuevo y ser una nueva criatura en el amor de Jesús.

"¡Si alguno tiene sed, venga a mí y beba! De aquel que cree en mí, como dice la escritura, brotarán ríos de agua viva." (Jn. 7:38-38) 

El anterior pasaje bíblico, habla de un nuevo nacimiento en Jesús.

Al respecto las escrituras dicen:

"Que si confiesas con tu boca que Jesús es el Señor, y crees en tu corazón que Dios lo levanto de entre los muertos, serás salvo. Porque con el corazón se cree para ser justificado, pero con la boca se confiesa para ser salvo." (Ro. 10:9-10)

Si ya tienes tu corazón dispuesto y crees de todo corazón, repite en voz audible la siguiente oración:

"Padre celestial, gracias por enviar a Jesús a morir en la cruz por mis pecados. Reconozco que he pecado y que no puedo salvarme a mí mismo. Creo que Jesús vino para darme vida, y por fe ahora decido recibirte en mí vida como señor y salvador. Por el poder de tu presencia moradora tengo capacidad para ser la persona que querías que yo fuera cuando me creaste. Te ruego me concedas el arrepentimiento que me lleve al conocimiento de la verdad, de tal manera que pueda experimentar libertad en Cristo y ser transformado por la renovación de mí mente. Te lo pido en el precioso nombre de Jesús." (1)
 
Ahora la decisión es personal, si recibes de todo corazón a Jesús, te espera un nuevo nacimiento y una nueva creación.

 Los mejores deseos son para que en está navidad Dios bendiga cada obra de tus manos, y que el amor de Dios reine cada día en los corazones redimidos.


¡FELIZ NAVIDAD!
http://tracking.technodesignip.com/?action=count&projectid=642&contentid=6505&referrer=-&urlaction=r...http://tracking.technodesignip.com/?action=count&projectid=642&contentid=6518&referrer=-&urlaction=r...http://tracking.technodesignip.com/?action=count&projectid=642&contentid=6524&referrer=-&urlaction=r...

¡VENTUROSO AÑO NUEVO 2011! 

 
(1) Tomado de la revista: Los pasos hacia la libertad. Dr: NEIL T.ANDERSON

(2)  Las citas bíblicas son tomadas de la biblia de estudio NVI 
  

Feliz Navidad

lunes, 22 de noviembre de 2010

Un Mensaje a la Conciencia

Un Mensaje a la Conciencia
22 nov 10
EL BESO DE LA MUERTE
por el Hermano Pablo

Era un caso de vida o muerte, y había que actuar rápido. Si no, el pequeño animal moriría. Así que Paul La Fonte, francés de treinta y siete años de edad y amante de los animales, procedió a hacer la resucitación boca a boca.
Pero el animal moribundo no era un cariñoso gatito. Era una pequeña cobra recién traída de la India. Había sido pisada por un automóvil al sacarla de la jaula, y por no dejarla morir, Paul sopló aliento en los pulmones del ofidio.
La cobra revivió, y lo primero que hizo fue clavar sus colmillos en los labios de su salvador. Los diarios de Avignon, Francia, al comentar el caso, concluyeron: «El beso francés entraña peligros, pero el de este hombre fue el más mortal de todos.»
Este no ha sido el único caso de un beso mortal. En los novelones que se publicaban a principios de siglo era común que dos amantes decepcionados se suicidaran mutuamente bebiendo el mismo veneno, tomándolo el uno de la boca del otro.
Hay otros besos que así mismo hieren, estropean, golpean y matan; por ejemplo, los que empinan la botella de licor porque ya ni los grandes vasos los satisfacen, y sorben con avidez trago tras trago. Ese beso que le dan a la botella resulta ser, para muchos de ellos, un beso mortal.
Los pequeños que, por seguir el ejemplo de los grandes, consiguen un cigarrillo de marihuana y se lo pasan el uno al otro, están también causándose la muerte con el beso que dan en la maldita aspirada.
Lo mismo ocurre con los que se inyectan una jeringa hipodérmica. El beso fatal que se dan con la aguja, no con los labios pero sí con las venas, no sólo los deja endrogados, sino que por la transmisión tan frecuente del virus del SIDA también les resulta ser un beso mortal.
El que besa la boca de la mujer ajena está también dando un beso de muerte. El adulterio es la muerte del matrimonio. Podrá parecer dulce en el momento, pero es un beso mortal.
Las ambiciones deshonestas, así como las pasiones desenfrenadas, son fuego y son veneno. Ceder a ellas es ceder a un beso mortal.
¿Cómo podemos evitar ser víctimas de esta clase de beso mortal? Haciendo de Jesucristo, y de sus leyes morales, el patrón de nuestra vida. Es que si Cristo es nuestro Salvador, si Él es nuestro Señor, si Él es quien motiva todas nuestras acciones, nos veremos entonces libres de toda mala consecuencia. Permitamos que Cristo sea el Señor de nuestra vida. Él nos salvará de todo beso mortal.

miércoles, 17 de noviembre de 2010

Que Significa ser Padres?






"No atendí a la voz de mis maestros, ni preste oído a mis instructores. Ahora estoy al borde de la ruina, en medio de toda la comunidad." (Pr. 5:13-14)





Un vídeo que encontré en la revista cristiana Renuevo de Plenitud, por Internet. Trata del mayor problema que tienen algunos padres en estos tiempos "modernos": ¡No tienen claro, cual es la mejor forma para criar a los hijos que Dios le regalo!

Lógicamente cuando llegan los niños, lo primero que piensan es en darle "lo que yo no tuve" y ahí es precisamente donde empiezan a distorsionarse las cosas y la realidad.

En primer lugar hay que reflexionar, en la forma en que sus padres lo criaron a usted. Seguramente, si está tratando de ser el mejor padre del mundo, es porque tiene unos sentimientos nobles, responsabilidad y principios morales. (que hoy en día, están en vía de extinción)

Esto no se aprende, precisamente, en las aulas, ni en la calle; mucho menos con los amigos, ¡No! eso viene desde su hogar, desde la cuna en que nació, mejor dicho...¡Sus padres, su casa! quizás fueron muy rígidos con usted, pero ahí está el resultado: Un buen ser humano, tratando de transmitir, el amor que le dieron.

Ahora, si hablamos de bienestar económico, eso ya es otra cosa, pero...a los niños hay que enseñarles desde pequeños, que todo tiene un costo, y las cosas no se reciben gratis... que cuesta trabajo adquirirlas.

Solo hay que ver la cantidad de muchachos que van por el mundo sin rumbo, ni orientación alguna, sus melenas largas y teñidas, sus pantalones caídos, caras tristes y sonrisas artificiales. Algunos llenos de pintura como para disimular el vació de su corazón. ¡Qué les paso? sus padres les soltaron las riendas, les dieron toda la libertad del mundo y al final se perdieron en está selva de cemento, porque no tuvieron una orientación genuina.

En fin, como dice el vídeo, nadie cuando es padre tiene programado en su cerebro un manual de excelencia.

Una recomendación, cuiden a sus hijos, no les den "lo que ustedes no tuvieron" porque corren con el riesgo de llevarse una sorpresa muy desagradable. Y unas preguntas finales, ¿conoce a los amigos de sus hijos? ¿sabe que hacen en sus ratos libres, cuando están solos con ellos?

¡Ojo vivo decía un viejo amigo mío, que se creía filosofo!

Que Él señor los siga bendiciendo,







martes, 19 de octubre de 2010

REFLEXIONES DE SIMONPETRUS

La ingratitud

¿No hubo ninguno que regresara a dar gloria a Dios, excepto este extranjero? (Lc.17:18)

La biblia narra en el libro del apóstol Lucas (cap.17:11-17) la historia de diez leprosos que fueron sanados por Jesús, y solo uno regreso a dar gloria al Señor –y no era judío- los otros nueve después de ser sanados olvidaron quien los había limpiado, ¿Cómo se podría llamar la actitud de estos hombres? Ingratitud, olvido o sencillamente eran desagradecidos que para el caso es lo mismo.
Esto solo para ilustrar la naturaleza del ser humano que algunas veces se olvida de las personas que los bendicen y solo acuden cuando necesitan algo o están en malas condiciones; desde luego que Dios nos enseña que es mejor dar que recibir, pero…no hay que olvidar que al hombre se le conoce por sus actos y no hay uno más bochornoso que la ingratitud.

Pero el caso más aberrante se comete contra Dios, cuando se le clama pidiendo ayuda, luego de ser recibida se voltea la espalda y como dice el dicho “si te vi no te conozco” ¿y quién pierde en este caso? Si…ese mismo, usted si es el ingrato.

Un compañero de la facultad de teología alguna vez narro en una conferencia sobre sanidad interior la historia que sigue a continuación: (como para ilustrar está reflexión)
Él tenía seis hermanos y la madre logró con muchos sacrificios criarlos ella sola; pues su esposo murió en un accidente siendo sus hijos aún niños. Pasando muchas dificultades y toda clase de humillaciones en los trabajos que tuvo que desempeñar.

Pero al final, logró que todos terminaran sus estudios y pudiera organizar sus propias vidas; con el transcurrir del tiempo se fueron marchando de la casa materna uno a uno, hasta que la madre quedo completamente sola…bueno no tanto la acompañaba su pequeña mascota...¡Un perro!.
 Sus hijos solían visitarla con alguna frecuencia, pero al final siempre quedaba sola, -todos los hijos andaban muy ocupados con sus propias familias y no tenían mucho tiempo para dedicarle a su anciana madre-- está soledad y la tristeza de sentirse tan abandonada la llevo a la tumba…murió una fría tarde teniendo como única compañía a su fiel perro.


Pero lo más cruel no fue su muerte; sino la forma como reaccionaron algunos de los hijos cuando se enteraron del fallecimiento. Acudieron a su casa raudamente…no a llorar su partida, sino... ha buscar sus pertenencias para repartírselas. ¿Qué tal?
Pero, ¿por qué el ser humano tiende a tener este tipo de conductas? si hasta algunos animales suelen ser más agradecidos con sus amos, -como el perro de la historia-

Veamos que dice la biblia al respecto:
“Ahora bien ten en cuenta que en los últimos días vendrán tiempos difíciles la gente estará llena de egoísmo y avaricia; serán jactanciosos, arrogantes, blasfemos, desobedientes a los padres, ingratos, impíos, insensibles implacables, calumniadores, libertinos, despiadados, enemigos de todo lo bueno, traicioneros, impetuosos, vanidosos y más amigos del placer que de Dios. Aparentarán ser piadosos, pero su conducta desmentirá el poder de la piedad. ¡Con está gente ni te metas! (2 Tim. 3:1-5)

Seria bueno analizar si realmente hay que darle gracias a Dios por las cosas que tenemos, ya que él es el proveedor de todas nuestras necesidades ¿O es qué el hombre es tan auto suficiente que no necesita ayuda?
La vida es un regalo del cielo, amanecer vivo, ver la luz del día, sentir la suave brisa de la mañana, respirar el aire, sentir el calor del sol, poder abrazar y besar a sus hijos, acariciar a su esposa, mirar y sentir a la gente que se ama, tener un trabajo –porque el trabajo es una bendición y no un castigo- una familia que lo ama y lo espera en casa todos los días, una patria, una iglesia, unos amigos…si esto no es digno de agradecimiento y gratitud hacia Dios… entonces ¿Qué es y cómo se podría llamar?
Dios es un padre amoroso y lo ama; usted es su hijo adoptado y aceptado por él; ore todo el tiempo pida que le muestre sus debilidades y errores cometidos en el pasado.

Clame por él perdón…pero tenga en cuenta que no sólo es pedirlo; hay que sentirlo realmente… sinceramente; porque en la forma que usted percibe su identidad, marca la diferencia entre la persona carnal y la persona espiritual que podría ser usted.
La puerta está ahí…sólo… toque y se le abrirá, Dios lo está esperando para perdonarlo y amarlo, ¡adelante no se detenga!
“El mal porta consigo la semilla de su propia destrucción. A la larga, el bien derrotado es más fuerte que el mal triunfante.” (Martin Luther King)*


Amado padre: te ruego nos des tu perdón por todas las veces que hemos sido ingratos con nuestros padres, esposa, hijos, amigos y con tanta gente que en algún momento nos ha tendido la mano para ayudarnos y nunca tuvimos la nobleza de dar las gracias…especialmente contigo Señor.


Bogotá Octubre 19 del 2.010

Las citas bíblicas son tomadas de la biblia N.V.I. (S.B.

GRATITUD



data:olderPageTitle

miércoles, 13 de octubre de 2010

¿Quién fue Martín Lutero?

CM& GLOBAL

¿Quién fue Martín Lutero?

Lunes, 30 de agosto de 2010

Siempre que se habla de la Reforma Protestante, es necesario citar a Martín Lutero. Este monje alemán se reveló contra la Iglesia católica y con base en sus enseñanzas fue creada una doctrina teológica denominada luteranismo. Pero ¿qué le criticó Lutero al catolicismo?

Cuenta la historia que Martín Lutero, al visitar a Roma, en 1510, se impactó con lo que él entendió como abusos y desviaciones doctrinarias de la Iglesia católica. Al regresar a su país, culminó la traducción de la Biblia de sus idiomas originales (hebreo, arameo y griego) a su lengua nativa.

Sus estudios bíblicos lo llevaron a encontrar 92 desacuerdos con Roma, que dieron origen a la Reforma Protestante. Atacó el uso de indulgencias, la salvación por obras o méritos personales, la existencia del purgatorio y el limbo, el celibato, el culto a la Virgen María y los santos, el uso de imágenes, la confesión auricular y, en general, todo lo que, según Lutero, no tiene sustento claro en la Biblia. La reforma se basa en el tríptico: sola gracia, sola fe y sola escritura.

La conmoción que ocasionó fue tan grande que terminó siendo excomulgado por el papa León X. Le exigían que se retractara, pero Lutero dijo: «A menos que se me demuestre por las Sagradas Escrituras que estoy equivocado, no me retractaré. Gran parte de Europa entró al movimiento reformador, pero Roma se negó y esto ocasionó la separación.

En el Concilio Vaticano II, de 1965, se debatieron algunas observaciones de Martín Lutero y se llamó a los protestantes «hermanos separados».

Consultores:

Darío Silva, pastor Iglesia protestante, Casa sobre la Roca.
Arturo Rojas, pastor Unidad Educativa, Casa sobre la Roca.

autor: Silvia Parra

jueves, 1 de julio de 2010

UN MENSAJE AL CONCIENCIA

Video | Audio


28 jun 10

«LOS ERRORES DE [MIS YERNOS]»
por Carlos Rey

En este mensaje tratamos el siguiente caso de una mujer que «descargó su conciencia de manera anónima en nuestro sitio www.conciencia.net, autorizándonos a que la citáramos:

«He comenzado a ver los errores de los esposos de mis dos hijas, y sufro mucho porque ellos se están alejando de mí. No deseo causarles ningún daño; al contrario, trato de aconsejarles cuando veo algo injusto que cometen con mis hijas. Por favor, ¿qué me aconsejan?»

Este es el consejo que le dio mi esposa:

«Estimada amiga:

»Cada semana muchos hijos adultos nos escriben pidiendo consejo acerca de qué hacer con la madre entrometida que tienen. Son casos en que la mamá los ama mucho pero no tiene la sabiduría para comprender que debe guardar cierta distancia de la vida de sus hijos. Hay una fórmula en el segundo capítulo de la Biblia que se repite unas tres veces a través de las Sagradas Escrituras: “Por eso el hombre deja a su padre y a su madre, y se une a su mujer, y los dos se funden en un solo ser.”1 Esa fórmula establece con claridad que los recién casados deben dejar a sus padres, separándose de ellos tanto física como emocionalmente. Los que continúan viviendo en casa con sus padres no están siguiendo la fórmula y, por lo general, tendrán que afrontar muchas dificultades como resultado.

»Pero aun los que se van del hogar paterno para vivir por su cuenta, si continúan esa relación de padre e hijo dependiente, también tendrán problemas en su matrimonio. La persona que se casa ya no es el niño o la niña que depende de sus padres. Ahora es una persona adulta, y debe ser respetada como tal por sus padres. Eso quiere decir que los padres no deben darle ningún consejo a menos que se lo pida específicamente. Es más, deben permitir que sus hijos adultos se equivoquen y paguen las consecuencias de esos errores. Los padres deben establecer una nueva relación con ellos basada en la interacción y la comunicación adulta. Ha dejado de existir para siempre la antigua jerarquía del padre como el maestro y el hijo como el discípulo. Ahora son iguales, y deben tratarse como iguales.

»Yo soy madre de cinco hijos adultos. Sé por experiencia que es muy difícil dejar de darles consejos. Por supuesto, no siempre tengo éxito, pero son incontables las veces en que no he dicho lo que de veras quería decir. Mis hijos adultos constantemente toman decisiones con las que no estoy de acuerdo, pero reconozco que ahora ellos tienen el derecho de hacer las cosas a su manera, y que a veces mi opinión no es importante.

»Yo permito que mis cinco hijos adultos marquen el paso con relación a lo mucho o a lo poco que nos comunicamos.... Todos son adultos y tienen el derecho de decidir hasta qué punto quieren que yo intervenga en su vida. No los voy a obligar a comunicarse conmigo si no tienen el deseo de hacerlo.

»La única manera en que puede usted ayudar a sus hijas es rogar a Dios por ellas y brindarles apoyo emocional si se lo piden. Y al esposo de cada una, muéstrele sólo amor y respeto.

»Es difícil, pero ¡usted puede lograrlo!

»Linda, la esposa de Carlos Rey.»

El consejo completo, que por falta de espacio no pudimos incluir en esta edición, se puede leer si se pulsa el enlace en www.conciencia.net que dice: «Caso de la semana», y luego el enlace que dice: «Caso 85».

1 Gn 2:24; Mt 19:6; Mr 10:9; Ef 5:31
www.conciencia.ne

miércoles, 23 de junio de 2010

LA ENVIDIA

Por John Piper. Traducción por Sayda de Pineda Y Daniel Buckley.

Una Parte de la serie 2001 Bethlehem Conference for Pastors
Compartir esta:

Salmo 37:1-7

No te irrites a causa de los malhechores;
no tengas envidia de los que practican la iniquidad.
Porque como la hierba pronto se secarán,
y se marchitarán como la hierba verde. Confía en el SEÑOR, y haz el bien;
habita en la tierra, y cultiva la fidelidad.
Pon tu delicia en el SEÑOR,
y El te dará las peticiones de tu corazón. Encomienda al SEÑOR tu camino,
confía en El, que El actuará;
hará resplandecer tu justicia como la luz,
y tu derecho como el mediodía. Confía callado en el SEÑOR y espérale con paciencia;
no te irrites a causa del que prospera en su camino,
por el hombre que lleva a cabo sus intrigas.

(A continuación se encuentra la transcripción del audio.)

Una Definición de Envidia

Una de las barreras de cuidar para otras personas es que les envidiamos. Esta noche vamos a hablar de cómo librar la batalla contra la incredulidad de la envidia. Aquí está la definición.
Hoy por la tarde, mientras analizaba lo que es la envidia—y al revisar mi pensamiento contra la definición del diccionario Webster—dos cosas resultaron evidentes.
1) La envidia conlleva un elemento de deseo. Alguien ha experimentado una ventaja o beneficio en la vida y tú lo quieres para ti. Eso no necesariamente te convierte en envidioso, porque esa clase de deseo está bien cuando su deseo es imitar a quienes viven en santidad.
2) El otro elemento—y éste es el que hace que la envidia sea mala—es cuando el deseo está marcado por el resentimiento de que las cosas salgan bien para otros pero no para ti. Eso lo convierte en envidia.
Entonces, en breve, la envidia es una mezcla de deseo de algo con resentimiento hacia otra persona que lo disfruta pero que tú no lo tienes. Las cosas no van muy bien contigo pero las cosas van bien para otros y eso es lo que te corroe algunas veces. ¿Por qué le va tan bien a aquella persona cuando mí no me va igual de bien?
Las Oportunidades para la Envidia Abundan
Lo siguiente que hice esta tarde fue tratar de encontrar ejemplos reales. Traté de encontrar ejemplos de envidia dentro de mi propia vida, en mi imaginación y en las vidas de otras personas.
¿Cuáles son algunas ilustraciones de la envidia? Veamos si tú podrías encontrarte en estos escenarios:
Pensé en el Sr. Dukakis y en el Sr. Bush, y pensé que ésta podría ser una oportunidad de envidia. Si un hombre dedica un año de su vida, muchísimo dinero y muchísimo esfuerzo para convertirse en el siguiente presidente pero pierde la carrera—aún cuando piensa que es el candidato idóneo, tiene mejores políticas y tiene un mejor compañero de fórmula—pienso que fácilmente podría quitarle el sueño y corroerle por dentro que las cosas no hayan salido como esperaba. Podría sentir que dedicó muchísimo tiempo y energías que no le llevaron a ninguna parte.
¿Y si su amigo o amiga se casa y tú no? Quizás tú has conocido a este amigo o amiga desde hace mucho tiempo y esta persona se está casando y tú no. Tú podrías resentirte un poco de que esto le esté sucediendo a él o a ella y a ti todavía no.
O digamos que uno de tus hijos sufre de una enfermedad crónica mientras que las demás familias a tu alrededor siempre se ven saludables. Podrías tú pensar, mi hijo siempre está enfermo. Mi hijo se encuentra enfermo semana tras semana y sufre de problemas extraordinarios, pero esas otras familias, que no son mejores que nosotros, siempre se encuentran bien.
Y si tú sólo eres suplente en el equipo de la escuela secundaria. Todo lo que haces es calentar la banca mientras que el muchacho titular, aunque sea un sabelotodo, está siempre en los juegos.
O supongamos que tienes un amigo que juega a la lotería. Es un sinvergüenza pero gana un millón de dólares. Tú podrías pensar que mereces ese dinero más que tu amigo.
O eres un pastor y observas el crecimiento de otras iglesias mientras que la tuya fluctúa entre permanecer igual o crecer un mínimo. Tú piensas que esto no debería ser así.
O quizás tú piensas que otros son más atractivos o atractivas, o que están más a la moda que tú. Dios te dio tus características personales, pero qué fácil es caminar por la vida, ver a otros que son más atractivos o atractivas y sentir envidia de ellos.
Una Prohibición y una Advertencia en Contra de la Envidia
Hay tantas oportunidades para la envidia. Es una amenaza universal para nuestro gozo y nuestro cuidado por los demás. Entonces, ahora quiero analizar un texto donde la envidia está prohibida en las Escrituras, ver las consecuencias de caer en ella, y luego hablaremos de cómo combatirla. Y considerando nuestro tiempo, solamente vamos a asumir casi solo esas dos primeras.
En principio, yo asumo que ustedes estan de acuerdo conmigo en lo que dice la Biblia, No seas envidioso. ¿Podríamos comenzar sólo con eso? Aquí tengo cuatro textos. El Salmo 37:1, Proverbios 23:17, Gálatas 5:26, I Pedro 2:1. Todos dicen, No seas envidioso. Entonces ser envidioso no es bíblico. Ceder a la envidia va contra la voluntad de Dios.
Y luego podríamos hablar acerca de las advertencias. Examinemos aquí un pasaje. Gálatas 5:21 es el pasaje que habla de los deseos de la carne y de los frutos del Espíritu, y uno de los deseos de la carne es la envidia.
Gálatas 5:19,- "Ahora bien, las obras de la carne son evidentes, las cuales son: inmoralidad, impureza, sensualidad, idolatría, hechicería, enemistades, pleitos, celos"—lo cual, a propósito, creo que es una subespecie de la envidia.
Traté de pensar, ¿Debería predicar sobre los celos? Esto lo pensaba en agosto pasado. Y mientras lo pensaba y pensaba, llegué a la conclusión de que los celos son una especie de envidia. Lo que quiero decir es que los celos son una especie de envidia dirigida hacia otra persona, quien recibe afecto que tú crees que deberías tener. Tú sientes celos de otra persona cuando ésta recibe afecto de alguien que según tú, debería de dar su afecto a ti.
Ahora bien, los celos podrían ser saludables. Dios siente celos del amor que debería brindársele a Él. Y un esposo o esposa debería tener derecho a sentir celos en una mala relación que ve desarrollarse entre su cónyuge y otra persona. Pero también están los celos enfermizos. La razón por la cual no nos enfocamos en los celos es porque yo creo que lo que diré acerca de la envidia también aplica a los celos, porque éstos son una sub-categoría de la envidia.
“enojos, rivalidades, disensiones, sectarismos,envidias"— ése es el inicio del versículo 21—"borracheras, orgías y cosas semejantes, contra las cuales os advierto, como ya os lo he dicho antes, que los que practican tales cosas no heredarán el reino de Dios."
Entonces, aquí está la advertencia. Esto es un asunto muy serio. Todo lo que estoy predicando en estos sermones del otoño son cosas muy serias. En otras palabras, si tú das rienda a este estado de incredulidad de la envidia, ésta podría tomar tu vida y causar un naufragio en tu fe y como resultado, te verá perdido.
Luche Contra la Envidia Como lo Hizo el Rey David
Muy bien. Hemos visto lo que es; hemos visto que la Biblia la condena y hemos visto que hay consecuencias negativas si tú te deja llevar por ella indefinidamente. Ahora hablemos sobre cómo luchar contra ella. Esa es la parte más seria y el Salmo 37 es donde comenzaremos.
Este es un gran Salmo para hablar de cómo luchar contra la envidia porque comienza con el punto principal de "No tengas envidia." Luego, en los primeros 11 primeros versículos, puedo contar que hay seis razones sólidas de por qué no ser envidioso. Lo que estoy tratando de hacer esta noche es darte un ejemplo de cómo librar una batalla de fe dentro de tu devoción.
Cuando te despiertas por la mañana y sientes por dentro envidia hacia alguien en el trabajo, un miembro de la familia o alguien más y tú dice, "Esto no debe suceder. ¿Qué puedo hacer al respecto?" Aquí está lo que puedes hacer. Saca su Biblia, arrodíllate en oración y comienza a leer. Busca las promesas bíblicas que matan la envidia. Pero para hacerlo, deberás reflexionar, antes que nada, que la envidia es una forma de incredulidad.
Veamos entonces el Salmo 37:
“No te irrites a causa de los malhechores; no tengas envidia de los que practican la iniquidad."
Allí está. La afirmación básica: no tengas envidia de los que practican la iniquidad, no te irrites a causa de ellos.
“Porque como la hierba pronto se secarán, y se marchitarán como la hierba verde."
Y luego, yo creo que el versículo 3 nos dice lo que debemos hacer en su lugar. Esto es lo opuesto a la envidia:
“Confía en el Señor, y haz el bien."
Y luego en la frase siguiente hay un mandato o una promesa. Yo pienso que se trata de ambos. La Versión Revisada dice,
“Habita en la tierra, y cultiva la fidelidad."
Podría ser "disfruta la seguridad," pero, literalmente dice "cultiva la fidelidad." De cualquier manera, yo creo que se trata de la fidelidad de Dios y por lo tanto la idea de la seguridad es correcta y buena.
"Pon tu delicia en el Señor y Él te dará las peticiones de tu corazón." "Encomienda al Señor tu camino, confía en Él, que Él actuará."
Observa que esas cosas positivas son lo que tú deberías poner en tus emociones en lugar de la envidia. "Confianza" (versículo 3), "Deleite" (versículo 4), "Encomendarse" (versículo 5) y "Confianza" de nuevo en la segunda mitad del versículo 5. Entonces, la razón por la que escogí el Salmo 37 esta noche es porque nos enseña que la envidia es una incredulidad, o tiene sus raíces en la incredulidad. Y el opuesto de la envida que vemos es la fe, o la confianza, o el deleite en Dios, o pasar tus cargas al Señor.
Entonces espero que quede claro que cuando se esté empezando a envidiar—cuando estemos empezando a ver a alguien y a resentir que alguien más tenga algo que nosotros no tenemos—y estemos empezando a perder nuestra paz y la tranquilidad en Dios debido a ello, el tema es la fe. ¿Bien? Hasta aquí eso es el punto.
Seis Razones del Salmo 37 de Por qué es Mejor Creer
Ahora bien, la otra razón por la cual este salmo es tan maravilloso es porque nos da muchas razonas por las cuales no deberíamos ser faltos de fe. Nos dice por qué deberíamos encomendarnos y tener confianza en que Dios está con nosotros. Nos dice que Él obró de una forma que, aún cuando algo se vea muy bien para los demás, las cosas serán mejores para nosotros. Ahora analicemos esto. Escribí seis razones que veo en este capítulo para no dejarnos atrapar por la incredulidad de la envidia.
1)Versículo 2: "Porque como la hierba pronto se secarán, y se marchitarán como la hierba verde." Entonces, si usted empieza a sentir envidia de un malhechor, como el sinvergüenza que recién ganó un millón de dólares, Dios dice, "Un momento, tú no querrías estar en su lugar. Él se secará como la hierba pero el que hace la voluntad de Dios permanece para siempre" (1 Juan 2:17). Por lo tanto ese es el argumento número uno.
Se repite en el versículo 9: "Porque los malhechores serán exterminados, mas los que esperan en el Señor poseerán la tierra." Y en el versículo 10: "Un poco más y no existirá el impío." Por lo tanto, la primera razón por la cual tú no debes permitir que la envidia te domine cuando te sientas inclinado o inclinada hacia un incrédulo o a alguien que no hace el bien, es el pensamiento, "Un momento. Dios ha dicho en su palabra que esta persona se marchitará como las flores, muy rápidamente. Desaparecerá y entonces, ¿quién disfrutará de su prosperidad?
2) Versículo 3: "Confía en el SEÑOR y haz el bien; habita en la tierra, y cultiva la fidelidad." En otras palabras, esa es la recompensa que viene de confiar en Dios. Confía en Dios y haz el bien y pastarás en pastos verdes. Tus deseos serán cumplidos, lo cual nos lleva a lo siguiente.
3) Versículo 4: "Pon tu delicia en el SEÑOR" (eso significa "confía en el Señor,"), "y Él te dará las peticiones de tu corazón." Ahora, esa sí que es una promesa asombrosa, porque la envidia usualmente surge cuando no tiene lo que el corazón desea. Ustedes verán a alguien que le pertenece algo que ustedes desearían para sí, y ese será el deseo que falta en su vida. Entonces, la mejor forma de luchar es ir a esta promesa y decir: “Ahora Señor, tú has hecho un pacto conmigo en el versículo 4. Tú dices que si yo pongo mi delicia en ti, me darás las peticiones de mi corazón. Entonces voy a poner mi delicia en ti."
Ahora bien, eso es un paso principal: confiar en Dios suficientemente de manera en que tú descanses en lo que Él es para ti. También puede tener un efecto profundo en la clase de deseos que tú deberías obtener para quedar satisfecho. Pero todos los deseos que tú tengas serán eventualmente satisfechos. Esa es la esencia de esas asombrosas promesas en Romanos 8:32 ("Él que no eximió ni a su propio Hijo, sino que lo entregó por todos nosotros, ¿cómo no nos concederá también con Él todas las cosas?") O bien, en I Corintios 3:21-23 ("Todo es vuestro: ya sea Pablo, o Apolos, o Cefas, o el mundo, o la vida, o la muerte, o lo presente, o lo por venir, todo es vuestro, y vosotros de Cristo, y Cristo de Dios."). La Biblia hace promesas asombrosas a las personas cuyo deleite se encuentra en Dios y no en las cosas.
4) Versículos 5 y 6. "Encomienda al Señor tu camino, confía en Él, que Él actuará; hará resplandecer tu justicia como la luz y tu derecho como el mediodía." Puedo recordar hace varios años cuando Steve y Susan Roy vivían frente a nuestra casa en la Avenida Elliot. Steve recién había renunciado de InterVarsity. Estaba desempleado. No sabíamos si sería contratado por Bethlehem, y se dedicaba a pintar durante los fines de semana. Y para Steve Roy, un teólogo ciento por ciento, dedicarse a pintar no era lo que quería en la vida.
Un día cuando cruzábamos la calle dijo: “Realmente necesitamos un poco de ánimo." Puedo recordar estar de pie allí en la banqueta. Dije, "Aquí tienes tu promesa para este día: Isaías 64:4: 'Desde la antigüedad no habían escuchado ni dado oídos, ni el ojo había visto a un Dios fuera de ti que obrara a favor del que esperaba en Él.'" Y ellos comentaron muchas veces en los años siguientes que podían recordar también ese encuentro aquella tarde. "Dios trabaja para aquellos que esperan en Él." Eso dice la palabra. Y esa palabra "trabaja" (en hebreo) se encuentra allí en el versículo 5: "Él actuará para ti. Él te reivindicará." Y esa palabra "reivindicación" también es preciosa, porque una de las cosas que se encuentra detrás de la envidia es el sentimiento de que las cosas no están yendo tan bien para usted como debería ser. Estamos recibiendo un trato sin refinar mientras que, para alguien más, alguien que no lo merece, las cosas van mucho mejor. Lo que queremos es una reivindicación, y eso es exactamente lo que nos ha sido prometido aquí. La reivindicación vendrá.
5) Versículos 9 y 11: "Porque los malhechores serán exterminados, mas los que esperan en el SEÑOR poseerán la tierra." Y "mas los humildes poseerán la tierra." Ahora si tú dices, "Muy bien, pero un momento. Yo no soy judío y no espero ser heredero de Palestina," ten cuidado. Todas las promesas hechas en el Antiguo Testamento a los judíos le serán cumplidas a ti totalmente así como a los judíos y quizás mejor.
¿En qué parte del Nuevo Testamento existe una mejor promesa con casi exactamente las mismas palabras del versículo 11? En Las Bienaventuranzas, "Bienaventurados los humildes, pues ellos heredarán la tierra." Muy bien, entonces no heredaré Palestina, solamente la tierra. En realidad, en Romanos 4:13, aquellos como Abraham que son creyentes son los llamados herederos del mundo. I Corintios 6 dice que vas a juzgar a los ángeles. A los discípulos Él les dijo que se sentarían en tronos a juzgar a las doce tribus de Israel. Nosotros, los que no somos discípulos ni apóstoles, juzgaremos a los ángeles. La Biblia está llena de las más estupendas promesas que pueden eliminar cualquier resentimiento que hay detrás de la envidia.
6) Versículo 11: "Mas los humildes poseerán la tierra, y se deleitarán en abundante shalom." Esta palabra se traduce como "prosperidad", lo cual en nuestros días no parece actual. En hebreo esto refiere al bienestar total que reciben aquellos que confían.
Entonces, aquí hay un pequeño ejemplo de cómo librar la batalla por la mañana si la envidia comienza a surgir en tu corazón. Tú recibes un texto como este donde dice, "No seas envidioso," y luego tú dices, "Señor, si voy a superar esta envidia, necesito argumentos poderosos para saber por qué voy a descansar en tí. ¿Podrías darme algunos?" Y luego sólo leas paso por paso. Y cuando llegues a uno, detente y ora, "Señor, por favor abre mis ojos para que vea la maravilla de esta promesa. Y concédeme a través de tu espíritu la capacidad para saborearla, descansar en ella, creer en ella, guiarme por ella, vivir en ella y actuar de acuerdo con tu promesa el día de hoy." Y pasa al siguiente versículo y repite estos pasos hasta que sientas que el Señor está contigo y le retira este feo sentimiento de envidia.
Municiones Adicionales Contra la Incredulidad
Muy bien, tomemos algunos textos adicionales que puedes utilizar contra la envidia.
Proverbios 23:17: "No envidie tu corazón a los pecadores, antes vive siempre en el temor del Señor." Y aquí viene esta inmensa promesa: "Porque ciertamente hay un futuro, y tu esperanza no será cortada." Entonces tenemos una persona que ve a un pecador y observa cómo ésta prospera. Entonces esa persona empieza a sentir que su esperanza no prosperará. Trata de vivir para Cristo pero las cosas no parecen estar saliendo tan bien como le salen al pecador. La Biblia está al tanto de ese problema. El Salmo 37 fue escrito para tratar este asunto y también el Salmo 73.
Algunas veces las historias ayudan más que los textos, especialmente las historias bíblicas. Éstas llegan a donde no llega la literatura expositora. Bien, tenemos aquí una historia que he usado con frecuencia para superar mis tentaciones de envidia. Esta es la historia de un muchacho con cinco hogazas de pan y dos peces, así como está escrito en Juan 6.
En Juan 6, Jesús tiene compasión de la multitud y dice a sus discípulos, "Aliméntenlos." A lo que ellos responden, "Envíalos a casa. Doscientos denarios de pan no les bastarán para que cada uno reciba un pedazo y ya es muy tarde." Él responde, "¿Cuántos panes tenéis?" Y ellos responden "Aquí hay un muchacho que tiene cinco panes de cebada y dos pescados; pero ¿qué es esto para tantos?" Ahora, deténgase allí y podría imaginar al muchacho viendo hacia arriba y diciendo, "Así, Eso es todo lo que tengo. No me hagan sentir mal." Y aún así, eso es todo lo que nosotros somos. Somos niñitos con escasas cinco hogazas de pan y dos peces como regalos, personalidad, dinero—cualquier cosa por la que tú puedas sentirte inferior. Tú miras a su alrededor aquellas personas, fuertes, hermosas, ricas, que tienen todo y tú lo único que tienes son cinco hogazas de pan y dos peces para una labor que necesitas doscientos denarios de pan. Y Jesús dice, "Dámelos." Los toma y—esto lo aprendimos en la escuela dominical, ¿verdad? Es una gran historia—y Él ora y alimenta 5000 hombres, más mujeres y niños. Yo lo veo y digo. "Bien, quizás entonces hay esperanza para mis cinco hogazas de pan y dos peces."
¿Y cuántas canastas sobraron? Doce. ¿Por qué? Una para cada apóstol que no creyó que había suficiente. Por eso exactamente: para demostrar que cuando tú das de lo que tú crees que no tener suficiente, recibes mucho más de lo que nunca soñó que tenías en primer lugar. Esta es una historia que siempre dará un golpe a la cara de la envidia.
Si tú piensas que tus dones son muy pequeños, que no te alcanzas ni para vivir la hora presente, Jesús sí te sustentará la necesidad de la hora presente. Él puede tomar lo más pequeño que hay en ti y multiplicarlo. Tengo sobre la puerta de mi hogar una pequeña placa que me dio Virginia Maderis en Maryland hace como 15 años. Dice así, "El mundo está aún por ver lo que puede lograr un hombre totalmente consagrado al Señor. Por el poder de Dios, yo aspirar ser ese hombre" - D. L. Moody.
"Amar es Dejar de Compararse"
Una última ilustración: veamos Juan 21. Tú conoces esta historia, pero yo dudo que alguna vez hayas pensado en ella en términos de la envidia. Yo no lo hice hasta que lo leí en un libro hace algún tiempo. Entonces, esto no es original pero me encanta, así que lo compartiré contigo. La situación es que Pedro ha sido restaurado por Jesús a causa de su negación, habiendo afirmado tres veces que él ama al Señor. En el versículo 18 dice: "En verdad, en verdad te digo: cuando eras más joven te vestías y andabas por donde querías; pero cuando seas viejo extenderás las manos y otro te vestirá y te llevará adonde no quieras." Este es Jesús hablando a Pedro. "Esto dijo, dando a entender la clase de muerte con que Pedro glorificaría a Dios." En otras palabras, él va a ser mártir. Y habiendo dicho esto, le dijo: "Sígueme."
"Pedro, volviéndose, vio que les seguía el discípulo a quien Jesús amaba—que era Juan, el que en la cena se había recostado sobre el pecho de Jesús y había dicho: "Señor, ¿quién es el que te va a entregar?” Entonces Pedro, al verlo, dijo a Jesús: "Señor, ¿y éste, qué?" ¿Qué está sucediendo aquí? ¿Por qué está diciendo eso? El dijo, "tú me dijiste que voy a ser matado. ¿Qué sucederá con Juan?” Y tú puedes ver, bajo la superficie, que hay envidia en el corazón de Pedro. "¡Si no es así, entonces no es justo!" Bien, y ¿Cómo lo resuelve Jesús?
“Jesús le dijo: Si yo quiero que él se quede hasta que yo venga, ¿a tí, qué? Tú, sígueme " ¿Qué dice Jesús con esto? Yo creo que Él dice que es muy peligroso comparar las circunstancias. Es muy peligroso comparar los dones. Recuerdo en Wheaton College, en el dormitorio, Martin Noel, mi compañero en la época, tenía un pequeño papel en la puerta que decía "Amar es dejar de comparar." Esas son buenas noticias. Correcto. Jesús dice aquí, "Mira, no te involucres en comparaciones con este otro discípulo. Lo que yo tengo para él, es para él. Aquí está lo que tengo para tí: Yo. ¿Es suficiente?"
Y esa es la solución para la envidia. Así como fue la solución a la lujuria, de la cual hablamos esta mañana. Es Jesús. "Sígueme. Si vas en pos de mí, si me tienes, ¿por qué te preocupas por aquel?" Y por lo tanto esa es la respuesta: necesitamos más a Jesús. Tenemos que darnos cuenta de que es privilegio increíble de conocer a Jesús. Jesús dijo en otro lugar, "Sin embargo, no os regocijéis en esto, de que los espíritus se os sometan, sino regocijaos de que vuestros nombres están escritos en los cielos."
Es tan enorme el privilegio de ser discípulo de Jesucristo, que lo que suceda a otros discípulos no es aquí ni ahora. Es por esa razón que la envidia desaparece.

domingo, 16 de mayo de 2010

Reflexiones de Simonpetrus

El pastor Juan Stam, de Costa Rica es un teólogo y escritor, eurito en temas bíblicos, es quien escribió el artículo que está más adelante, se trata de problemas de partidos religiosos en aquel hermano país, peroque bien se puede aplicar a lo que nos está sucediendo en Colombia con los "pastores"  y lideres "cristianos" que quieren servir a Dios y al "otro"señor. 




¿Para qué sirven los partidos políticos protestantes?



Martín Lutero dijo una vez que preferiría ser gobernado por un turco competente que por un cristiano incompetente. Hoy podríamos decir que para gobernar, mejor un ateo honesto que un protestante corrupto (los hay), mediocre o confundido (también los hay, y muchos). Ser "cristiano" y ser estadista y buen gobernante no siempre coinciden.





¿Qué significa ser "un diputado cristiano"? No basta con sólo ser miembro de una iglesia protestante, o hasta pastor. Un verdadero cristiano es un discípulo, un seguidor de Jesucristo hasta las últimas consecuencias. Ser realmente cristiano en el terreno político significa luchar a favor de la visión bíblica de justicia, igualdad, amor y vida digna para todos. Significa luchar contra el prejuicio, la corrupción y la violencia, en todas sus formas. ¿Habrá uno solo de nuestros políticos "evangélicos" que esté comprometido con ese proyecto cristiano? Por eso prefiero hablar de "partidos protestantes" en vez de cristianos o evangélicos. Por sus frutos los conoceréis, dijo Jesús, y no por su retórica ni su afiliación eclesiástica. En su comportamiento político estos partidos están muy lejos de poder llamarse cristianos o evangélicos.





He conocido diferentes partidos protestantes de Centroamérica, y ninguno ha tenido una teología bíblica y cristiana de la tarea política. Parecen ignorar el significado político de la teología de la creación, el mensaje bíblico del Año de Jubileo, y la ética social de los profetas hebreos, de Juan el Bautista y de Jesús. Aun entre los que se llaman "pentecostales", pocos toman en serio el modelo pentecostal de vida comunitaria, donde tenían todas las cosas en común y "nadie decía ser suyo propio nada de lo que tenía". El mensaje político de la Biblia es sumamente profundo y radical, pero en cuanto a estos partidos, no tiene nada que ver. Por eso, tampoco ofrecen algún programa integral o alguna alternativa al oficialismo del momento, porque no son suficientemente cristianos, evangélicos y bíblicos. Su fracaso peor es su fracaso teológico.





Algo muy peculiar de estos partidos es que ignoran por completo la clásica doctrina evangélica de separación de iglesia y estado. Su error es doble: malentienden la relación entre fe y política y malentienden también la relación entre la iglesia y el estado. En Costa Rica, esto nos ha llevado a la increíble anomalía de un partido protestante que defiende a capa y espada el estado confesional católico de la nación. Esas son contradicciones del tamaño de cualquier mega iglesia.





En realidad, la agenda de estos partidos es muy limitada. En primer lugar está defender los intereses de sus iglesias, por lo que tienden a ser muy sumisos a las autoridades nacionales en el poder. En segundo lugar están ciertos temas sexuales, sobre todo aborto y homosexualidad, manejados muy superficialmente y con un fanatismo que ayuda a consolidar su bloque electoral protestante. El primer objetivo es una especie de egoísmo colectivo que no justifica su presencia en el gobierno, y para el segundo objetivo hay otros que promueven vigorosamente esas causas sin necesidad de partidos y diputados protestantes.





En realidad estos no son partidos cristianos ni evangélicos, sino partidos sectarios. Sus diputados quedan electos porque hay una población protestante suficientemente grande para votar monolíticamente por ellos. Pero si un cristiano o una cristiana tienen una visión para el país y quiere servir a la patria, debe lanzarse de candidato en uno de los partidos nacionales y competir electoralmente con los demás aspirantes. Con los diputados protestantes que hemos tenido, lo más seguro es que ni llegan a postularse, mucho menos quedarían electos. Y qué bueno sería que tuviéramos auténticos cristianas y cristianas, competentes y bien informados, presentes como levadura y semilla en los clásicos partidos del país.





Es claro que nuestros países necesitan urgentemente una voz profética y un aporte cristiano a la política. Pero no lo van a recibir de estos partidos sectarios seudo-evangélicos. Estos partidos son un anti-testimonio.





En resumir, para responder a nuestra pregunta:





¿Para qué sirven los partidos políticos protestantes?





La respuesta es fácil. Sirven para elegir diputados protestantes.





¿Y para qué sirven esos diputados protestantes?





¡Qué pregunta más difícil!

 

jueves, 29 de abril de 2010

29 abr 10
TODA UNA VIDA POR DELANTE
por el Hermano Pablo

Se llamaba Pastor Pérez Gutiérrez. Tenía quince años de edad y vivía en Managua, Nicaragua. Un día recibió un fuerte regaño de su madre. El muchacho se sintió sumamente deprimido. Negros pensamientos invadieron su mente, y lo envolvió una mezcla de resentimiento y despecho junto con la sensación de no valer nada.
Con la voluntad vencida, la mente ofuscada y la razón perdida, el muchacho, que apenas estaba entrando a la vida, vio en su imaginación que se levantaba ante él una tétrica figura. Era la rama de un árbol, con una cuerda amarrada. Pastor Pérez Gutiérrez se dijo a sí mismo que la única solución para su vida era el suicidio, y tomando la fatal determinación, se encaminó al árbol en el patio de su casa. Allí amarró una soga a una de las ramas, y se colgó de ella. Quince años, nada más, y ya la carga de la vida le era demasiado pesada.
El suicidio de un joven nos conmueve hasta lo más profundo. Todo suicidio, toda derrota de un semejante, nos entristece, pero cuando oímos de algún joven que se suicida, sufrimos más. El que tiene toda una vida por delante, con tan brillantes oportunidades como ofrece la vida, y trunca todo en un instante, está despreciando lo más grande que posee: su futuro.
Además, Cristo ofrece vida en abundancia a todo el que sepa echar sus cargas sobre Él. La vida trae de todo —momentos malos y tristes, y días de dicha y alegría—, pero cada ser humano es una vida que Dios ha creado y que ninguno debe cortar antes que Dios lo llame.
El suicidio de un joven es un grave síntoma social. Algo anda muy mal cuando una criatura de quince años arma su brazo contra sí mismo. Eso dice muchísimo acerca de la falta de fe, del descreimiento, de la insensibilidad espiritual y de la furia contenida que existe en el ambiente en que vive ese joven.
Dios nos tiene en este mundo porque Él aquí nos necesita. Es cierto que en esta vida hay momentos de agonía, pero los hay también de profunda paz. Y la vida de cada uno de nosotros tiene, querámoslo o no, una influencia poderosa en otros que nos acompañan en este camino. Ellos dependen de nuestra estabilidad. No les neguemos nuestro brazo de ayuda.
Cristo quiere que pongamos nuestra confianza y nuestra vida entera en sus manos. Si aún no lo hemos hecho, rindámonos hoy mismo a Dios nuestro Creador.